Pósito

El pósito de Villanueva de la Sierra se sitúa en la Plazuela de la Fiesta del Árbol. El edificio, exento, es de forma rectangular, con ventanas adinteladas; el tejado a cuatro aguas es de armazón maderable. Se corona con veleta gallonada.

La portada del pósito es adintelada con tejaroz. Éste se apoya en dos ménsulas que presentan figuras enigmáticas: cuerpo zoomorfo y cara femenina animalizada. Las jambas llevan grabadas estrías y el dintel horizontal presenta cartela con esta leyenda: «Este pósito se mandó reedificar por orden superior, año 1798».

Este pósito es anterior al año 1574, pues en esta fecha es dejado a la Villa por Antonio Izquierdo al morir, según dice una lauda sepulcral conservada en la iglesia.

Después, en 1582, el bachiller Bartolomé Rodríguez Carcaboso deja en su testamento 10.000 maravedíes para comprar trigo que se conservaría en el pósito y se daría en préstamo a los vecinos para sembrar «con una ganancia mayor para soportar las costas y gastos, para que vaya siempre en aumento y no venga en disminución».

En 2002 se inauguró la reconstrucción del pósito ahora dedicado a centro social.