Ermita de la Paz y de la Soledad

La Piedad y la Soledad son dos ermitas que nos encontramos en Villamiel que completan el patrimonio de este humilde pueblo.

La ermita de la Piedad, se encuentra en lo más alto del municipio y antiguamente era la ermita de San Sebastián, edificada en el siglo XVI. A lo largo de los siglos ha sufrido modificaciones, como la del siglo XVIII que introdujo su retablo mayor de estilo clásico presidido por la Virgen de la Piedad, guardada en un camarín.

El templo también esta decorado por otro retablo, el del Nazareno, del siglo XVIII que cuenta con la imagen del Santo Cordero de estilo barroco, del siglo XVII. Además les acompañan las tallas de San Sebastián y San Roque, siendo ambas del siglo XVII.

 

La otra ermita que nos encontramos en Villamiel es la de la Soledad, mucho más sencilla. Es de estilo barroco y en su interior encontramos la imagen de la Virgen  de la Soledad y otra del Cristo Yacente.